Este texto tiene un antes… y un despuès

hombre y luna

Este texto tiene un antes… y un después…

 

Un lunes en la mañana Analìa recibió una llamada desesperada de la señora del albergue pidiéndole que fuera lo antes posible; no quiso explicarle por teléfono que sucedía.

 

Cuando llegó, las instalaciones eran un hervidero. Gente salía y entraba e incluso había una patrulla de  la policía.

 

¿Pero que  pasa?, inquirió. María salió a su encuentro, pasándola al pequeño despacho de la señora, justo cuando dos oficiales se retiraban.  La dama se levantó, y con lágrimas en los ojos la abrazó diciéndole.

     Se llevaron a Rosa…

     Pero… ¿Cómo… cuando?

     El sábado, le respondió. Salió con otra muchacha y una de las mujeres al centro comercial con el fin de comprar algunas telas y otras cosas que necesitaban para unas manualidades. Fue un error mío haberla dejado ir, pero es que… ¡me insistió tanto…! Señora “porfis” me dijo, estoy harta de estar encerrada…Total que le di permiso, diciéndoles que no la perdieran de vista.

     ¿Y como sucedieron las cosas?  Porque eso quiere decir que han estado vigilando esta casa, que saben donde están…

     Eso me temo… De hecho van a estar patrullando por acá mas seguido…

     Si claro, muerto el niño… tapamos el pozo…

     Bueno, te cuento… ella al parecer entró al baño de una de las tiendas mientras las compañeras seguían comprando… claro que no se imaginaron… y a pleno día… La policía me acaba de decir que en las cámaras del negocio se la ve saliendo con un hombre que le llevaba el brazo por los hombros, pero el rostro de él está tapado por una gorra…

     ¡Claro, lo usual!, respondió Analìa. Entonces quiere decir que las siguieron desde acá…

     Yo pensé, agregó la señora, que como su revista sale esta semana,  podría hablar del caso y publicar algunas fotos de la niña…

     ¡Seguro que si! Analìa tenía los ojos llenos de lágrimas… y por favor, tràteme de tu… ¡pobrecita! las va a pagar caras… ¿y las otras chicas?

     Están mal. Muy mal…

Le dio unas fotos de Rosa con sus datos reales y la periodista se retiró.

Al llegar a La Revista se reunió en la oficina del Director con este e Ismael para contarles lo sucedido…  Claro que publicaremos los datos de la chica ¡pobrecita!, seguro que no la volvemos a ver…

 

Ismael desde su escritorio llamó al Lic. Tonatiuh de la Vega. Quedaron de verse en la noche en un café cualquiera.

 

       ¿Qué pasa? Te noté sumamente alterado…

       No lo vas a creer, pero a Rosa, la jovencita, la mas pequeña de las chicas que rescataste, la secuestraron y a plena luz del día… y le contó todo a detalle.

       ¿Y que se te ha ocurrido?  ¿en que puedo ayudarte?

       Mira, tengo la impresión que esta es la misma gente del grupo que he estado investigando, y creo que llegó el momento de dar un paso mas decidido…

       Dime.

       ¿Habrá alguna forma de que te acerques al hombre que te mencioné… al susodicho?

       Si que la hay. De hecho pronto. Vamos a celebrar en pocos días una convención de los industriales de mi ramo, y aunque el pertenece a otro, puedo hacer que lo inviten en calidad de diputado, con la excusa de solicitarle su apoyo en el aceleramiento de unas leyes que desde hace años venimos empujando respecto de ciertos aranceles, y que no mas no han  salido… No se va a poder negar… ¿Y que quieres que haga con el?

       Mira, te traje una fotos. Podrás verlo acompañado de verdaderas muchachitas… creo que por ahí…

       Entiendo… Quieres que me muestre interesado en ese asunto, y que me gane su confianza… que me invite a algunos lugares…

       Eso mismo… No se te dará de un día para otro seguramente, pero lo hará porque esa gente quiere sentir que no están solos, y además son unos convencidos de que con dinero y poder se puede hacer cualquier cosa, además de ser inmunes al imperio de la ley.  Estoy por recibir un informe de alguien que lo conoce; en cuanto lo tenga, te lo envío…

 

Se despidieron con un abrazo y apretón de manos.

 

Ya camino de su casa pensó que seguramente el reporte de su amigo el diputado ya debería estar en su computadora. Así se lo había anunciado en un menaje de texto.

 

Se detuvo para llevar algo de comida preparada… esta vida que estaba llevando era un verdadero asco… y fumaba como chacuaco… Pero justamente ahora no podía sacar el dedo del renglón… ¡Extrañaba tanto a Analìa!

 

Ya estas mas que madurito para formar una familia Ismael… te vas a pasar de tueste… Si no te avispas, vas a ser el abuelito de tus hijos…

 

La verdad es que extrañaba a sus amigos y las conversaciones mañaneras en El café de los poetas muertos, pero a estas alturas no podía cometer ningún error. Al siguiente día comenzaría en la oficina una discreta investigación respecto del anónimo. Eso era algo que, o debía descartar, si como dacia El Comandante podía ser una broma, o realmente tomarlo más en serio.

 

Justamente tenía en su correo un bastante abultado reporte sobre el susodicho. Allí se hablaba de que gente de su propio partido lo había estado investigando de forma muy discreta, no solo por su conocido gusto por las jovencitas, lo que al parecer se hablaba en baja voz, sino porque la oposición alguna vez había sugerido que tenia nexos con el narcotráfico de su Estado. Le pasaría una copia de todo esto a Tonatiuh y otra a El Comandante. Seguramente  que podría adentrarse un poco mas en la averiguación, pues incluso se mencionaban unos nombres de dudosa reputación, que se asociaban con este sujeto.

 

A la mañana siguiente, la primera pregunta se la hizo a Carlita.

              Oye preciosa… ¿recuerdas los dos sobres amarillos que  has llevado recientemente a la oficina del Director?

              Si, claro  que si, respondió de inmediato…

              Me sorprende que lo recuerdes tan fácilmente…

              Bueno, es que los dos los encontré en mi escritorio, y en ambas ocasiones cuando regresé, una vez del baño y la otra de tomar una taza de café. ¿Y porquè me lo preguntas?

              Nada importante, es que me comentó Don Arcadio que no habían llegado por correo, y que te preguntara si había sido con mensajero; pero no tiene importancia…

Bueno, pensó Ismael, si podría ser que alguien de acá adentro lo hizo. Tenía que preguntarle a otra persona más…  Fue por un café, ya que el área de mensajería quedaba por allí y deseaba ver si el mensajero estaba solo.  Tuvo suerte.

              ¡Hola, como estas!  ¿Podría preguntarte algo?

              Dígame señor…

              Recientemente han llegado dos sobres amarillos sin remitente para el Director… ¿Tú los pusiste en el escritorio de Carlita?

              No señor, ni siquiera los he visto… ¿pasa algo?

              No… no… nada importante… Como se que eres una persona muy discreta y ya nos conocemos de hace años, me atrevo a hacerte una pregunta, rogándote que lo consideres confidencial…

              Ud. dirá…

              ¿Has escuchado alguna vez que alguien se refiera a mí con algún apodo?

              ¿Apodo señor?…. ¡no jamás! Y se lo digo en serio…

              Bien, te agradezco mucho. Y por favor… poniéndose un dedo en los labios…

 

Ismael pensó… Este chavo va a creer que estoy loco, pero al menos ya descarté a la oficina como fuente de origen de los anónimos; o al menos eso creo…

 

Fue a comentarle al jefe lo del reporte que le llegó sobre “el  hombre”, y a entregarle una copia del mismo. Además, quería platicarle lo que acababa de averiguar respecto de los sobres amarillos.  Sin embargo, justo levantándose de la silla, le dijo: jefe… ¿y no podría ser que alguien esté usando un contacto que tenga acá adentro?

Espero no estarme volviendo paranoico…

 

 Copia de mi nombre 2

Anuncios

2 comentarios en “Este texto tiene un antes… y un despuès

  1. Como buen periodista seguirá con la investigación,pero estoy segura que su vida va a correr grave peligro..
    Muy bueno Adelfa,espero la continuación.
    ¡¡Besos!!

    • Morgana. gracias amiga… Pues aun no se que pasarà con el…Ya dejè una prinera parte en mi blog de blogger, y ahora esta parte acà. Es todo lo que voy a exponer por el momento. Ya volveremos a hablar cuando la novela este terminada… gracias por el apoyo…eres un sol. abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s